www.survivaldigital.com

La época del carbón llega a su fin en Reino Unido

El carbón sigue manteniendo un carácter estratégico para la producción de electricidad en muchos países
Ampliar
El carbón sigue manteniendo un carácter estratégico para la producción de electricidad en muchos países

Hoy cierra la última mina de carbón, acorralada por la caída del precio de las materias primas y la pérdida de apoyo social y político a las centrales térmicas de carbón, responsables de la mayor fuente de emisiones de CO2 de origen humano.

18/DIC/2015

Con el cierre de la mina subterránea de Kellingley Cliery, en el condado de North Yorkshire, norte de Inglaterra, solo quedarán unas pocas y pequeñas explotaciones mineras a cielo abierto.

Las centrales térmicas existentes podrán seguir importando carbón, pero deberán equiparse para capturar las emisiones contaminantes, o en su caso, cerrar las plantas antes de 2025.

Durante años, en muchos países europeos se aludía al carácter estratégico de la producción de carbón para subvencionar su actividad. La especial relevancia para la garantía de suministro del sistema eléctrico en situaciones de crisis geopolíticas, ha llevado a las autoridades a mantener depósitos de reserva de este mineral, del mismo modo que sucede con el petróleo.

La merma que supone renunciar al carbón es ampliamente compensada por el aumento de la extracción de otros combustibles fósiles. Reino Unido se sitúa actualmente como el segundo productor de petróleo a nivel europeo, después de Noruega y dentro de los veinte mayores en la relación mundial.

La Revolución Industrial que tuvo su origen en la segunda mitad del siglo XVIII en Reino Unido, consolidó al país como la primera potencia económica y naval del mundo, especialmente desde el siglo XIX hasta la II Guerra Mundial. No se puede entender este proceso sin la abundancia y calidad del carbón inglés. Esencial para la máquina de vapor, y después en sustitución de la madera como combustible en los altos hornos de la siderurgia.

En los albores de la I Guerra Mundial la producción británica llegó a alcanzar un máximo histórico de 292 millones de toneladas. Cerca de un millón personas, entre mineros y trabajadores de sectores indirectos, dependían de las más de 3.000 minas que se repartían por todo el territorio.


¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (29)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Survival Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.