www.survivaldigital.com
La inacción como respuesta
Ampliar

La inacción como respuesta

La inacción como respuesta
Ampliar

Tradicionalmente se ha considerado que el ahorro es una práctica recomendable. Así, cada persona, dentro de sus posibilidades, detrae una cantidad de dinero periódicamente que guarda para imprevistos, emergencias, periodos de escasez o simplemente para garantizarse un futuro mejor, ya sea el propio o el de sus más directos allegados.

29/MAY/2015

Sin embargo, son pocos los que ahorran en herramientas, agua, comida o medicinas, para hacer frente a eventualidades adversas. En el inconsciente colectivo subyace la idea de que el que almacena dinero es una persona prudente y el que acumula víveres o se dispone para afrontar un siniestro incierto es un ser extravagante.

En el Informe Mundial sobre Desastres de 2014, elaborada por Cruz Roja y Media Luna Roja, plantea la incidencia de la cultura de los pueblos a la hora abordar el riesgo y la repercusión de las devastaciones de origen natural, cuando muchas veces las calamidades son interpretadas como castigo divino o furia de los espíritus por las malas acciones de los humanos.

Así ocurrió durante la crecida del rio Kosi en India o con la erupción volcánica en el monte Merapi en Indonesia. Aunque pueda parecer que estas creencias son propias de habitantes y países poco desarrollados, muchas fueron las personas y políticos que en los Estados Unidos asociaron la debacle provocada por el huracán Katrina, al comportamiento inmoral de los residentes y visitantes de la ciudad de Nueva Orleans.

En el citado estudio se afirma que casi 100 millones de personas se vieron afectadas por los desastres naturales registrados el año anterior (2013). Las desgracias más frecuentes fueron las inundaciones, seguidas por las tormentas.

El suceso más trágico se registró en Filipinas, donde el tifón Haiyan, probablemente la tormenta tropical más fuerte que haya tocado tierra desde que se tienen registros, causó la muerte a más de 6.300 personas, afectando a otros 16 millones.

Desde el punto de vista económico, el evento natural más devastador, fue las inundaciones que afectaron a Centroeuropa, con unas pérdidas de 15.000 millones de dólares, principalmente en Alemania.

Por ser demasiado precipitado para establecer conclusiones, no se contemplan los daños ocasionados por la ola de frío polar que sacudió a Estados Unidos, forzando el cierre de escuelas, comercios y fábricas, y la cancelación de miles de vuelos. En todo caso, el perjuicio se estimaría en miles de millones de dólares.

El número de muertes causadas por desastres naturales fue de 22.452 personas, muy por debajo del promedio de la década, que se sitúa en 97.954 y sensiblemente inferior a los trágicos años 2004, 2008 y 2010 con 242.829, 235.272 y 297.728 fallecidos respectivamente.

Resulta paradójico comprobar que, gran parte de las poblaciones asentadas en zonas de riesgo principal, son conocedoras de las amenazas que penden sobre ellas. Sin embargo, ya sea por razones sociales o religiosas y otras veces por simple dejadez o confianza ciega en las autoridades, los individuos y las comunidades son incapaces de articular mecanismos para prevenir o minimizar las consecuencias.

Cuando se experimenta una situación de alarma grave o un evento catastrófico, la primera reacción del ser humano es de incredulidad ante los acontecimientos. Cuántas veces hemos visto u oído decir, ya sea en primera persona, en la televisión o en el cine: ¿Cómo es posible que esto me esté ocurriendo a mí? Pues sencillamente, porque a pesar de estar acostumbrado a que los infortunios siempre sean ajenos, nadie está a salvo de escapar a la desgracia. Ya sea un incendio en el propio domicilio, un desastre natural o un atentado o ataque terrorista contra las redes de abastecimiento.

Recuerde que, de la preparación que se tenga o de las medidas que se hayan tomado con antelación, dependerán en gran medida las consecuencias resultantes.


La inacción como respuesta
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (16)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Survival Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.