www.survivaldigital.com
Carteles como este sirven de aviso a la población en zonas afectadas de Latinoamérica
Ampliar
Carteles como este sirven de aviso a la población en zonas afectadas de Latinoamérica

El avance imparable de la fiebre Chikungunya

La fiebre chikungunya es una enfermedad vírica, transmitida al ser humano por las picaduras de mosquitos hembras infectados, de las variedades Aedes albopictus (mosquito tigre) y Aedes aegypti, responsables asimismo de propagar el dengue.

03/AGO/2015

El patógeno de esta enfermedad fue identificado por primera vez en Tanzania en 1952. Chikungunya es una palabra que en el lenguaje de la étnia makonde significa «doblarse del dolor».

Esta afección extendida por África y Asia, continuando su rápida progresión por América, desde el sur de los Estados Unidos hasta el norte de Argentina, donde se multiplica de manera exponencial, alcanzando el rango de epidemia en áreas y países próximos al Caribe. Durante estos episodios epidémicos, son precisamente los humanos el reservorio principal del virus.

Los mosquitos Ae. albopictus y Ae. aegypti son muy agresivos, capaces de perseguir a las personas hasta lograr su objetivo, tanto en el interior de las viviendas como en el exterior. De hábitos diurnos, revelan dos momentos de mayor actividad, a primera hora de la mañana y a última de la tarde.

Síntomas

La enfermedad puede aparecer aproximadamente entre los dos días posteriores a la picadura del insecto infectado, hasta casi dos semanas después.

La fase inicial de la enfermedad se manifiesta con una etapa febril aguda, con dolores articulares y musculares que suele durar entre dos y cinco días, continuando con un periodo de intenso malestar, vómitos y sensación de fatiga, además de la aparición de erupciones cutáneas.

Estos síntomas se prolongan normalmente por espacio de dos semanas, en los casos severos incluso meses. En determinadas ocasiones, el virus puede quedar latente en el organismo, persistiendo los efectos de manera crónica durante años.

La enfermedad tiene una tasa de mortalidad baja, siendo las complicaciones más frecuentes las que se registran en lactantes y en mayores de 65 años, normalmente asociadas a otras dolencias anteriores.

A veces, la infección muestra unos síntomas tan leves que pasa prácticamente inadvertida. Las personas que superan el chikungunya crean anticuerpos quedando inmunizadas.

El diagnóstico puede confundirse con el dengue por la similitud de sus síntomas.

Tratamiento

Hasta la fecha no existe un tratamiento antiviral específico ni tampoco vacuna. Los servicios médicos recomiendan el uso de analgésicos para los dolores articulares, además de reposo y buena hidratación.

Prevención

Los mosquitos vectores no han podido ser erradicados de ningún lugar donde han sido localizados, por lo que tenemos que prepararnos para convivir con ellos. Sin embargo, las autoridades deben realizar el seguimiento y control del estado de la población de insectos y su incidencia en el sistema de salud pública, al tiempo que disponer de laboratorios específicos para la pronta detección de la infección.

La prevención más eficaz se realiza en base a fumigaciones en zonas de reproducción, normalmente cercanas a núcleos urbanos, incluido el tratamiento del alcantarillado público. No obstante, estas prácticas no pueden ser masivas e indiscriminadas, por la alteración que supone para el medio ambiente la utilización de productos insecticidas.

Hay una serie de medidas efectivas que se pueden realizar de forma individual, consistentes en evitar la acumulación de agua estancada en el hogar, la que procede de la lluvia o la originada por el riego de plantas. Los bebederos de animales domésticos y las botellas, depósitos o tanques de almacenamiento de agua sin cerrar son otros lugares elegidos por los insectos para reproducirse.

En los alojamientos ubicados en zonas de riesgo, es conveniente la instalación de mosquiteras en puertas y ventanas, así como en las camas, de forma especial las de los niños, ancianos y enfermos. Los insecticidas serán preferentemente eléctricos por ser su difusión más regular.

Los residentes o personas que viajen a zonas de riesgo deben usar repelentes para la piel y la ropa, tanto de día como de noche, evitando los pantalones cortos y camisas sin mangas.

Desde sus orígenes en el continente africano y hasta la situación actual de alarma creada en el continente americano, los vectores de la enfermedad se habían expandido de forma preferente por amplias zonas de Asia y el subcontinente indio, siendo los brotes recientes más importantes los manifestados en estas regiones:

De 2004 a 2006, el brote identificado en la costa de Kenia se deseminó por las islas del Océano Índico, afectando en conjunto a más de medio millón de personas. La epidemia se extendió hasta la India, donde se mantuvo activa hasta 2010, causando cerca de un millón y medio de nuevos casos. El virus continuó propagándose por Asia, Tailandia, Indonesia, la antigua Camboya, etc.

En Europa la propagación resulta de focos aislados. El primer brote se identificaba en 2007, localizado en la región italiana de Ravenna. Se confirmaron 197 casos transmitidos por el Aedes albopictus.

El segundo brote tuvo su origen en Montpellier, Francia. En octubre de 2014 se confirmaron 4 casos de infección autóctona, es decir, no importados de otros países.

En América los dos primeros casos se registraron a finales de 2013 en la isla caribeña bajo soberanía francesa de St. Martin. Desde entonces y hasta finales de 2014 se han notificado más de un millón de potenciales contagios y se han atribuido 152 muertes a esta enfermedad.

En Colombia donde ya alcanza el rango de epidemia, el primer caso reportado fue en julio de 2014. Hasta diciembre de 2014, el Instituto Nacional de Salud, (INS) confirmaba el diagnóstico de 74.740 casos, mientras que 5.237 permanecían en estudio. En cambio, se desconoce el número de contagiados que son tratados en sus propios domicilios, lo que presumiblemente haría doblar el número de afectados. Según las estimaciones, para mediados de 2015 podrían convertirse en casi 800.000.

Esta misma problemática se encuentra actualmente en toda la región, aunque no todos los países proceden del mismo modo que Colombia; desarrollando estrategias de prevención y control de la infección o realizando estudios para conocer la incidencia de la afección.

Las causas pueden deberse a factores de diversa índole: sistemas de salud poco desarrollados, con la dificultad añadida que comporta diagnosticar una enfermedad nueva, la pasividad de las administraciones a la hora de enfrentar un nuevo reto y la resistencia a hacer públicos unos datos que generen alarma social o vayan en contra de intereses nacionales, como por ejemplo, los del sector turístico.


El avance imparable de la fiebre Chikungunya
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (66)    No(1)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Survival Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.