www.survivaldigital.com

Cecil, el rey león de Zimbabue, abatido en una cacería

Cecil, el rey león de Zimbabue, abatido en una cacería

Que un gran felino o cualquier otro animal salvaje sea abatido en un parque nacional africano es un suceso tan común, que hace mucho tiempo que dejó de ser una noticia reseñable.

Cecil, el rey león de Zimbabue, abatido en una cacería
Ampliar

30/JUL/2015

Sin embargo, la muerte de Cecil, un león de 13 años identificable por su extraordinario porte y su hermosa melena oscura, ha levantado una ola de indignación en Zimbabue y su repercusión se ha extendido por medio mundo.

En el safari organizado por un cazador profesional, un tirador estadounidense ha pagado 50.000 dólares por tener la oportunidad de abatir la pieza más codiciada de Zimbabue. Utilizando tácticas furtivas, atrajeron al león hasta más allá de los límites del Parque Nacional de Hwange, usando una presa muerta a modo de cebo. Una vez fuera de la zona protegida, le dispararon una flecha con un arco de caza mayor. El león herido fue perseguido por la partida de caza durante dos días, hasta ser finalmente rematado con un arma de fuego.

El pasado 1 de julio, cuando localizaron el cadáver del felino -siguiendo el rastro de un dispositivo GPS acoplado a su collar por investigadores de la Universidad de Oxford- estaba desollado y tenía la cabeza cercenada.

La Asociación de Guías Profesionales de Zimbabue (ZPHGA por sus siglas en inglés), se ha visto obligada ha confirmar que el cazador profesional que actuaba de guía de la expedición, Theo Bronkhorst era miembro de la sociedad. En un comunicado realizado en su página de Facebook considera que, aunque la muerte de Cecil es legal, al haberse producido en un terreno privado fuera de la reserva, han concurrido una serie de conductas poco éticas, que aconsejan la suspensión de pertenencia a la asociación de Bronkhorst de forma indefinida.

Las autoridades zimbabuenses tratan de localizar al cazador americano, Walter Palmer para proceder a su interrogatorio. En el peor de los casos podría ser acusado de un delito de caza furtiva, aunque no se descarta que haya podido abandonar el país llevándose de forma ilegal los trofeos de caza. Palmer ya tuvo problemas legales con la justicia norteamericana por abatir a un oso negro fuera de la zona autorizada en el estado de Wisconsin. Por el momento no se descarta que pueda ser juzgado en su propio país, por la violación de las leyes federales que prohíben las malas prácticas de caza, incluso si estas se producen en el extranjero.

Pero los problemas para Palmer no acaban aquí; como titular de una clínica dental en Minnesota, está siendo objeto de una campaña de acoso por parte de activistas y defensores de los derechos de los animales, que han llegado a bloquear la página web y obligado al cierre temporal de su consultorio.

Difícil destino para los vástagos de Cecil

A la pérdida de Cecil le seguirá probablemente la de sus siete descendientes. Cuando un macho dominante muere o es despojado de su jerarquía, su sucesor elimina de forma sistemática todas las crías concebidas con las hembras del clan. Las que aún están siendo amamantadas, e incluso, las nacidas poco tiempo después. Este aparente cruel comportamiento tiene dos finalidades: por un lado elimina a los futuros competidores por el liderazgo del grupo, y por otra parte, facilita que las hembras vuelvan a estar en condiciones de procrear y perpetuar así los genes del nuevo líder.

Sin embargo, los cachorros destetados aunque inmaduros, que sean capaces de huir de las fauces de los leones pretendientes a la jefatura del grupo y sobrevivir a las duras condiciones de la sabana, a las hienas o los cazadores profesionales, tendrán la oportunidad de continuar el linaje de Cecil, el auténtico rey león de Zimbabue.


El Parque Nacional de Hwange

El Parque Nacional de Hwange, con una superficie de 14.651 km2 es la mayor reserva de Zimbabue, donde se ve representada la mayor parte de la fauna del país, incluyendo más de 100 especies de mamíferos y 400 de aves.

Disfruta de una vegetación de transición entre los áridos desiertos del oeste y los bosques húmedos de sabana, con mayor foresta cuando más al norte y áreas selváticas en el este.

Pese a ser uno de los destinos del ecoturismo más demandado internacionalmente, en el interior o en sus proximidades es frecuente la actividad de grupos organizados de furtivos.

En septiembre de 2013 se produjo uno de los sucesos más trágicos. Dentro de los límites de la reserva se encontraron los cadáveres de 41 elefantes. Les habían cortado la cabeza con motosierras para después arrancarles los colmillos de marfil en un lugar menos expuesto.

Llama la atención el método utilizado para matarlos: mezclando cianuro con las sales minerales de los pozos frecuentados por estos mamíferos placentarios -en el ámbito científico la antigua denominación de paquidermos es ya inválida-. La utilización del cianuro tiene unas consecuencias especialmente perversas. Aparte de no diferenciar entre las distintas especies de animales, tampoco discrimina los elefantes adultos de los inmaduros.

Además, la acumulación de este veneno de alta toxicidad en la cadena trófica, pasará de un eslabón inferior a otro superior, contaminando a los consumidores secundarios que se alimenten de la carne infectada, muriendo en una dolorosa y lenta agonía.


Cecil, el rey león de Zimbabue, abatido en una cacería
Ampliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (75)    No(2)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Survival Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.