www.survivaldigital.com

La tensión en la región Asia-Pacífico anticipa la Tercera Guerra Mundial. Parte I

La tensión en la región Asia-Pacífico anticipa la Tercera Guerra Mundial. Parte I
Ampliar
La tensión en la región Asia-Pacífico anticipa la Tercera Guerra Mundial. Parte I
Ampliar

La relevancia económica y el formidable desarrollo tecnológico experimentado por China están cerca de alterar a su favor el equilibrio geoestratégico de la zona Asia-Pacífico. Por su parte, EEUU asiste a un problema que no tenía previsto enfrentar hasta dentro de una década.

21/DIC/2016 Actualizado

Con decidida voluntad, China está ejerciendo el papel que le corresponde como gran potencial mundial. Sin embargo, para que su capacidad de influencia a nivel global sea creíble, primero tiene que demostrar el liderazgo en su propia región. En este sentido se interpreta la firmeza que exhibe en los diferentes conflictos que mantiene con las naciones vecinas, por la soberanía de los territorios insulares y por el control de los mares circundantes.

China no puede permitirse quedar atrapada en sus propias aguas jurisdiccionales, rodeada por un conjunto de islas, atolones o arrecifes, muchas veces bajo dominio de potencias extranjeras aliadas de EEUU. La importación de materias primas y su transformación en productos manufacturados listos para su distribución al resto del mundo, que constituye la base principal de la riqueza nacional, necesita libre acceso a mar abierto y conexión con las rutas marítimas comerciales que atraviesan el mar de la China Meridional.

Sin embargo, la solidez china y su determinación en la defensa de lo que considera sus legítimos derechos provoca una sensación de temor en algunos países del área, que interpretan esta política como una maniobra expansionista. Asia-Pacífico va camino de convertirse en la zona más sensible del planeta y la manifestación más evidente es una alarmante carrera armamentista más propia de situaciones prebélicas.

Pero además, la posesión de las aguas y territorios marinos incorpora otros atractivos complementarios. Otorga el consiguiente derecho de búsqueda y explotación de los recursos naturales en espacios intactos donde ya se ha evidenciado la presencia de hidrocarburos, y la existencia de unos considerables caladeros. Desde el punto de vista militar también es relevante la instalación de estaciones de alerta temprana ante la posibilidad de ataques enemigos.

Los territorios en disputa

Concentran un tercio del tráfico marítimo mundial. No es de extrañar, por tanto, que cualquier relieve emergido o sumergido del mar de China Meridional sea pretendido por los países ribereños:

El banco Macclesfield es uno de los mayores atolones hundidos del mundo. Estar completamente sumergido no es impedimento para ser reclamado por Taiwán y China. Los mismos países que reivindican las islas Pratas o Dongsha.

El bajío de Masinloc, un depósito elevado de rocas en el fondo del mar, sobre el cual se acumula arena está disputado por China, Taiwán y Filipinas, al igual que las islas Zhongsha.

El archipiélago de Paracelso son un conjunto de islas y arrecifes demandados por China, Taiwán y Vietnam.

Archipiélago de Spratly

Son un conjunto de más de 100 islotes y arrecifes pretendidos de forma total o parcial por China, Taiwán, Filipinas, Vietnam, Malasia y Brunéi.

China viene ejerciendo una fuerte presión sobre algunos territorios y zonas marítimas de este estratégico enclave, a pesar de tener su línea de costa más cercana alejada varios cientos de kilómetros. Malasia y Brunei sostienen que ciertos islotes se encuentran dentro de su zona económica exclusiva. Vietnam afirma tener documentos que acreditan sus derechos desde el siglo XVII, mientras que Filipinas invoca su proximidad geográfica.

China instala sofisticado armamento en el archipiélago Spratly

Desde hace siete años, China construye unas formidables infraestructuras en siete islas artificiales levantadas sobre arrecifes y superficies sumergidas del archipiélago de Spratly. El pasado 14 de diciembre de 2016 se publicaron unas imágenes obtenidas por satélite, que mostraban el establecimiento de múltiples equipos de armamento, contradiciendo las declaraciones previas del gobierno chino, en las que manifestaba no tener intención de militarizar el archipiélago.

Entre los sofisticados dispositivos emplazados en las islas destacan los sistemas de alerta temprana, naval, antiaérea y antimisil.

La capacidad del ejército chino para defenderse y proyectar la fuerza sobre el Mar de la China Meridional se complementará con una base aérea, como prueban los hangares para aviones de combate, todavía en fase de construcción y de diversas instalaciones navales.

La finalidad más evidente de este complejo militar persigue obstaculizar las patrullas que EEUU realiza por esta región marina, con unidades aéreas y navales, para garantizar la libertad de navegación y que China interpreta como una provocación.

Pero en realidad, la enorme inversión económica que realiza el gobierno de Pekín responde a un objetivo prioritario: servir de puesto avanzado de defensa contra los misiles de crucero estadounidenses, disuadir al ala aérea embarcada en los portaaviones y mantener alejadas del teatro de operaciones a las flotas de la Navy del Pacífico.

Islas Senkaku

Pero sin duda, las islas Senkaku son el principal foco de fricción a día de hoy. Denominadas Senkaku por Japón, Diaoyu por China y Tiaoyutai por Taiwán.

El archipiélago de Senkaku/Diaoyutai reivindicado por Japón, China y Taiwán está formado por una serie de cinco islotes principales además de tres peñascos, todos ellos deshabitados. Ocupa una superficie de 7 kilómetros cuadrados en su conjunto, estando ubicado en el mar de China Oriental, aproximadamente a una distancia equidistante entre Taiwán y la prefectura japonesa de Okinawa y más alejado de China continental.

Sendos países esgrimen argumentos históricos que consideran concluyentes a la hora de revindicar sus derechos sobre la titularidad de las islas. En el capítulo más reciente, al término de la Guerra del Pacífico en el ámbito de la Segunda Guerra Mundial, EEUU devuelve a China la isla de Taiwán, ocupada hasta entonces por las tropas del Imperio del Japón. Sin embargo, las islas Senkaku/Diaoyutai y el archipiélago de Okinawa permanecen bajo administración americana hasta que son transferidas a Japón en 1972.

Desde un año antes, la posible existencia de yacimientos petrolíferos persuade a las autoridades de Taiwán a reclamar la soberanía del archipiélago, esgrimiendo el argumento de ser la prolongación natural de su plataforma continental. Acto seguido y en base a esta solicitud, China reivindica la posesión de las islas, indicando que al igual que Taiwán, son parte irrenunciables de su territorio.

En los últimos años, la tirantez histórica que caracteriza las relaciones entre Japón y China ha provocado una sucesión de incidentes, generalmente de carácter menor en el área en disputa. Sin embargo, el anuncio oficial del gobierno japonés en 2012 de la compra a sus propietarios privados de tres de los islotes y la declaración unilateral de Pekín en 2013, ampliando la zona de defensa aérea sobre la zona en disputa han tensionado de forma peligrosa la situación.

El nuevo Tratado de Cooperación y Seguridad Mutuos entre EEUU y Japón deja explícitamente reafirmada la administración nipona sobre las islas Senkaku. El documento hace una referencia expresa al compromiso de EEUU de defender a Japón de cualquier amenaza exterior con todas las capacidades militares, “lo que incluye armas nucleares y convencionales".

Una región en pie de guerra

Por si fuera poco, una serie de factores añadidos pueden contribuir a tensionar aún más el clima de la región y generar una espirar de acontecimientos de impredecibles consecuencias. La proliferación nuclear de Corea del Norte y la alteración del particular statu quo que disfruta Taiwán, sin olvidarnos del contencioso que mantienen Rusia y Japón desde el final de la Segunda Guerra Mundial, por la posesión de las cuatro islas más meridionales pertenecientes al archipiélago de las Kuriles, administradas actualmente por Moscú.

Portaaviones a su paso por el importante corredor marítimo del estrecho de Malaca.
Ampliar
Portaaviones a su paso por el importante corredor marítimo del estrecho de Malaca.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (37)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Survival Digital

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.