www.survivaldigital.com

Nueva Orleans o el colapso de una ciudad

tellingtheirstories.com. Una persona es detenida por la policía.
tellingtheirstories.com. Una persona es detenida por la policía.

En agosto de 2005 el huracán Katrina asoló el golfo de México devastando la costa desde Florida a Texas, siendo uno de los más destructivos registrados en la historia de EEUU.

El balance final de víctimas confirmadas fue de 1.833, estimándose los daños económicos en más de 108.000 millones de dólares.

Actualizado febrero 2017

El Estado que registró un mayor número de fallecidos fue Luisiana con 1.577, le siguieron Misisipi con 238 muertes y de lejos, Florida con 14 y Alabama y Georgia con 2 en cada caso. Además se contabilizaron 135 desaparecidos en total.

El 28 de agosto, el Centro Nacional de Huracanes emitió una alerta por la tormenta, que había alcanzado categoría 5 y amenazaba con convertirse en una de las más poderosas de la historia de EEUU. Los vientos máximos sostenidos llegaban a los 257 kilómetros por hora con ráfagas todavía superiores.

El día 29, aunque debilitado a categoría 3 alcanzó Nueva Orleans, construída en su mayor parte bajo el nivel del mar, colapsando el sistema de diques que contenían las aguas del lago Portchtrain. El 80% de la ciudad y amplias zonas aledañas quedaron anegadas.

tellingtheirstories.com. Un grupo de personas trata de ponerse a salvo en mitad de la tormenta.


De los 1,3 millones de habitantes del área metropolitana de Nueva Orleans, se estima que trescientas mil personal, o no hicieron caso de las órdenes de evacuación o no encontraron el modo de hacerlo.

La ciudad quedó arrasada, sin suministro eléctrico ni agua potable, con los sistemas de comunicación caídos, los medios de transportes paralizados y los servicios de emergencia desbordados y sin capacidad de reacción.

Las fuerzas del orden, en lugar de ayudar a las víctimas se esforzaban en contener a los saqueadores. Unas veces eran personas buscando víveres con urgencia, y otras, individuos o bandas organizadas que violentaban todo lo que se ponía a su alcance, desbalijando supermercados y viviendas abandonadas o asaltando a la población indefensa.

El estadio Superdome, habilitado como refugio de último recurso.

El estadio deportivo cubierto Superdome fue habilitado como refugio de último recurso, albergando a unas 26.000 personas, que también sufrieron actos de violencia, robos y violaciones en su interior.

Hasta 58.000 efectivos de la Guardia Nacional, el Ejército, la Armada y la Guardia Costera serían necesarios para ayudar a la población, contener los actos de vandalismo y permitir que los equipos de emergencia trabajaran bajo condiciones de seguridad adecuadas.

Las imágenes de Nueva Orleans grabadas desde helicópteros, mostrando varios días después del desastre a decenas de cadáveres flotando en las zonas anegadas y a cientos de supervivientes encaramados en los tejados de las viviendas en los suburbios de la ciudad, esperando recibir una ayuda que no llegaba, dejó abrumada a la opinión pública estadounidense al creer que esta situación era más propia de países subdesarrollados.

A pesar de que los modelos informáticos adelantaban que el área de Nueva Orleans quedaba en la trayectoria potencial del huracán y conociendo que el estado de conservación de los diques y su grado de resistencia no era el adecuado para enfrentarse a un huracán de nivel 3, las autoridades no supieron reaccionar con la diligencia que la situación requería.

A la falta de liderazgo inicial por parte de las autoridades se sumó la tardanza en las labores de rescate de la población atrapada, lo que generó una tormenta política de gran calado que se dirigió principalmente contra el presidente George W. Bush.

En esos momentos, EEUU estaba implicado en la invasión de Irak y se especuló que los medios necesarios para intervenir en esta catástrofe estaban ocupados en esa guerra. Entre estos recursos desviados se incluirían los fondos federales destinados a la consolidación de los diques de contención de las aguas. De forma paradójica, el país más poderoso del planeta tuvo que solicitar ayuda material a la OTAN y a sus aliados europeos.

Más de 40 días fueron necesarios para bombear el agua residual que anegaba la ciudad, convertida ya en un problema de salud pública y de catástrofe medioambiental. A los cuerpos en descomposición y a toda clase de desechos se unirían los residuos de la industria petroquímica y los vertidos de los pozos petrolíferos del golfo de México.

El Cuerpo de Ingenieros del Ejército, encargado en 1927 del diseño y la construcción del sistema de diques, canales y estaciones de bombeo, fue finalmente declarado responsable por la justicia, por la deficiente planificación de la obra y los errores en su ejecución que determinaron su colapso.


U.S. Navy. 4 de septiembre de 2005. Base aeronaval de Pensacola, Florida. Trabajos de descarga de la ayuda ofrecida por el gobierno alemán, consistente en raciones de comida de emergencia.
Ampliar
U.S. Navy. 4 de septiembre de 2005. Base aeronaval de Pensacola, Florida. Trabajos de descarga de la ayuda ofrecida por el gobierno alemán, consistente en raciones de comida de emergencia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (53)    No(4)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de Survival Digital
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.