www.survivaldigital.com
El monte Elbrús, la montaña más alta de Europa
Ampliar

El monte Elbrús, la montaña más alta de Europa

El monte Elbrús con sus 5.642 metros de altitud es el punto más elevado del Cáucaso, considerado el límite natural entre Europa y Asia. La montaña está situada en la parte norte de la cordillera, en la república rusa de Kabardia-Balkaria cerca de la frontera con Georgia

El monte Elbrús, la montaña más alta de Europa
Ampliar

25/AGO/2017

Los habitantes de esta remota región llaman al Elbrús “Mingitau”, que puede traducirse por la montaña de miles de montañas. Tiene dos cimas gemelas. La cumbre este o inferior, de 5.621 metros, fue hollada por primera vez en julio de 1829 por un guía de etnia caucásica llamado Killar Kashírov, durante una expedición científica liderada por el Ejército de la Rusia Imperial. Treinta y nueve años después, la cumbre menor era alcanzada por segunda vez por una cordada inglesa encabezada por Douglas Freshfield.

Hubo que esperar a 1874 para conseguir el ascenso definitivo a la cima oeste o superior, logrado por una expedición británica dirigida por Florence Crauford Grove e integrada por los montañeros Frederick Gardner, Horace Walker y el suizo Peter Knubel.

Las Siete Cumbres

El Elbrús forma parte del llamado 'Desafío de las Siete Cumbres', que simboliza la coronación del pico más alto de cada continente, dos en el caso del territorio americano, uno por cada subcontinente: el Aconcagua en América del Sur (6.959 m) y el Denali en América del Norte (6.194 m) -antes conocido por McKinley y que ha recuperado la antigua denominación de las tribus nativas de la región-.

El Everest con sus 8.848 msnm representa a Asia; el volcán Kilimanjaro a África (5.892 m); el monte Jaya o pirámide de Carstensz a Oceanía (4.884 m): una exigente montaña de roca sólida y glaciares en grave retroceso, enclavada en la isla de Nueva Guinea, en una zona sin apenas infraestructuras y cubierta de una tupida selva tropical. Y, por último, el macizo Vinson en Antártida (4.897 m), a unos 1.200 kilómetros del Polo Sur, en una de las últimas zonas aislada del planeta, con una sensación de soledad y aislamiento estremecedora y un frío incompatible con la vida.


El reto de conseguir el techo de Europa atrae cada vez a más visitantes. Las agencias de viaje ofrecen a los turistas alcanzar la cima con relativa sencillez, sin necesidad de tener experiencia previa en altura, conocer técnicas de escalada o de progresión en nieve.

Sin embargo, el monte Elbrús entraña riesgos y dificultadas que es conveniente conocer y respetar. Prueba de ello son las más de 15 personas que mueren todos los años en el intento de hacer cumbre o en el descenso una vez alcanzado el objetivo. Especialmente trágico resultó el año 2004, cuando la montaña y las temperaturas gélidas se cobraron la vida 48 alpinistas.

La falta de aclimatación puede provocar mal agudo de montaña (MAM), conocido por mal de altura, que conlleva agotamiento físico extremo. Otra de las amenazas más frecuentes es la hipotermia, consecuencia del frío, pero relacionada con el cansancio, mala alimentación, inadecuada vestimenta o cambios bruscos de temperatura -en esta zona se registran las diferencias térmicas más acusadas del planeta-.

Los cambiantes fenómenos meteorológicos que predominan en el Elbrús, a menudo reducen la visibilidad con el consiguiente riesgo de desorientación y el peligro de caer por las grietas de los glaciares. Las fuertes ráfagas de viento en las zonas expuestas o en los tramos con pendientes de 45º de inclinación sobre superficies heladas obligan a avanzar con confianza y sin cometer errores.

En todo caso, siempre es recomendable disponer de una buena forma física, contar con ropa y material de montaña de buena calidad, contratar los servicios de una empresa especializada que disponga de guías locales, disponer de una licencia federativa de montaña a nivel internacional y contar con seguros de asistencia médica y rescate.

Ascenso al Elbrús por la cara sur

La ruta por el sur es la más frecuenta por los montañeros por tener más y mejores infraestructuras y dirigirse directamente a la cima del Elbrús mayor. Es frecuente que muchas personas quieran hacer cumbre en el menor tiempo posible y con el mínimo esfuerzo. Las cómodas cabinas del teleférico llevan a los excursionistas hasta los 3.800 metros de altitud, donde pueden utilizar los tractores de nieve hasta casi 5.000 metros y realizar a pie el recorrido final.

Sea cual fuere el modo utilizado para lograr el objetivo, es imprescindible una aclimatación previa en altura de varios días y reservar otros dos por si las condiciones ambientales impiden el ascenso.

La Segunda Guerra Mundial en el Elbrús

Esta región del Cáucaso fue escenario de violentos enfrentamientos en la Segunda Guerra Mundial. Aún hoy, 72 años después de la finalización de las hostilidades, con el deshielo primaveral siguen apareciendo restos de aquel conflicto.

En agosto de 2012 se encontraron los cadáveres de seis soldados del Ejército Rojo en la ladera del monte Elbrús. Un mes después, aparecían cinco cañones alemanes de 75 mm cerca del Paso de Donguz-Orun a 2.800 metros de altura.

El 21 de agosto de 1942 un grupo de cazadores de montaña al mando de los capitanes Heinz Groth y Max Gämmerler coronaban el Elbrús izando la bandera del Tercer Reich.


Foto izquierda: soldados alemanes tomándose un descanso. Foto derecha: en la cumbre del Elbrús


Parece ser que Hitler montó en cólera cuando se enteró de la noticia. Pensaba que este episodio distraía el objetivo principal de la misión. Sin embargo, el ministro de propaganda nazi, Joseph Goebbels supo ver de inmediato el valor de las imágenes de los soldados en la cima de Europa, por lo que el hecho fue ampliamente divulgado por los medios de comunicación llenando de orgullo al pueblo alemán.

El 13 de febrero de 1943 después de cuatro días de dura ascensión, la sección alpina del Frente Transcaucasiano dirigida por el capitán Alexánder Gúsev retiraba las banderas alemanas y enarbolaba las soviéticas.

La Operación Edelweiss

Durante el verano de 1942 tuvo lugar la Operación Edelweiss, un desarrollo de la más amplia campaña Fall Blau. Planificada por el ejército alemán como una rápida ofensiva de las fuerzas del Eje, tenía el objetivo de apoderarse de los vitales campos petrolíferos del mar Caspio y Azerbaiyán.

Desde el principio de las operaciones quedaron de manifiesto los obstáculos que iban a encontrar para conseguir su propósito. A las escasas fuerzas con las que contaba la Wehrmacht para hacer frente a un dispositivo tan amplio, había que añadir las dificultades de aprovisionamiento en una extensa zona montañosa carente de infraestructuras. Por esta razón, los escasos pasos de montaña que ofrece esta cordillera, ubicados a altitudes entre los 2.000 y 4.000 metros fueron escenario de durísimos enfrentamientos para asegurar su control.

Pero las pretensiones del Reich pronto chocaron con la dura realidad. El cerco al que estaba siendo sometido el VI Ejército alemán en la ciudad de Stalingrado y la posterior contraofensiva invernal de las tropas soviéticas, hizo temer a las fuerzas del Eje que pudiesen quedar atrapadas en el Cáucaso, por lo que finalmente desistieron de sus intenciones.

La campaña tenía otros propósitos más ambiciosos que igualmente no llegaron a materializarse. Dentro de una amplia intervención geoestratégica, Hitler pretendía promover una rebelión interna de los pueblos caucásicos, forzar su independencia de la URSS e integrarlos en una estructura conjunta bajo su mando. El control de la región decantaría la entrada en el conflicto del Imperio turco y su numerosísimo ejército del lado alemán.

Con ello perseguían abrir un nuevo frente militar al Imperio Británico de Oriente Medio y ser la puerta de entrada a Asia, atenazando la India británica por el oeste con la ayuda del aliado japonés por oriente.

Estructura geológica del monte Elbrús

El monte Elbrús es un volcán (inactivo) de tipo estratovolcán -cónico y de gran altura-, formado por estratos procedentes de emisiones de lava endurecida, combinado con los depósitos de materiales piroclásticos -cenizas, arenas y rocas- arrojados por el volcán. Las cimas del Elbrús son lo que ha llegado a nuestro tiempo del borde rocoso del antiguo cráter volcánico.

La cordillera del Cáucaso, una gran barrera natural

El Cáucaso es una cadena montañosa que recorre más de 1.200 kilómetros, uniendo el mar Negro con el mar Caspio. Es el resultado de la colisión de la placa Árabe, en su desplazamiento hacia el norte, con la placa de Eurasia.

La cordillera está formada por dos sistemas montañosos separados que discurren de forma paralela, a una distancia media de 100 kilómetros: el Gran Cáucaso y el Cáucaso Menor.

El Cáucaso es la continuación natural de las cordilleras del Himalaya, Karakórum, Hindú Kush y otras subcordilleras de carácter menor conectadas a las principales, que recorren el continente asiático durante 2600 kilómetros. Formadas por la colisión de la placa India sobre la Euroasiática, en la actualidad, la placa India continua su deriva norte 5 cm al año bajo la placa de Eurasia, provocando en su movimiento de subducción la elevación de los Himalayas y de la meseta Tibetana.

El occidente del Gran Cáucaso, comprendido entre el mar Negro y el Elbrús, se encuentra uno de los últimos reductos montañosos europeos donde el impacto humano es poco significativo. Esta singularidad fue reconocida por la Unesco con su declaración como Patrimonio de la Humanidad en 1999.

Una región con un excepcional valor natural

La Reserva de la Biosfera está ubicada a 50 km al noreste de la ciudad rusa de Sochi, sede de los Juegos Olímpicos de invierno de 2014. En sus 275.000 hectáreas de superficie protegida están representados gran variedad de ecosistemas y un número importante de especies animales y vegetales endémicas.

Varios son los parajes que destacan por el alto grado de conservación: la vegetación de transición entre las tierras bajas hasta las praderas subalpinas y alpinas, la gran extensión de bosques mixtos favorecidos por los vientos húmedos procedentes del mar Negro y las densas arboledas de montaña, aún vírgenes, con enormes ejemplares de abetos, considerados los árboles más altos de Europa y bosques únicos de tejos con ejemplares milenarios.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (25)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.