www.survivaldigital.com
California, 180.000 evacuados por el riesgo de colapso de la presa de Oroville
Ampliar

California, 180.000 evacuados por el riesgo de colapso de la presa de Oroville

La combinación de la crecida del nivel del agua y los fallos estructurales de los aliviaderos estuvieron cerca de ocasionar una catástrofe de dimensiones considerables. Decenas de miles de personas fueron evacuadas de urgencia y sin previo aviso.

18/FEB/2017

La presa de Oroville sobre el río de Las Plumas fue inaugurada en 1968. Con sus 230 metros de altura y 2.110 metros de longitud es la más alta de Estados Unidos. Su embalse asociado tiene capacidad para almacenar 4.300 millones de metros cúbicos de agua y cuenta con una potencia hidroeléctrica instalada de 760 MW.

La fase aguda de la crisis comenzaba el 7 de febrero de 2017, cuando las fuertes lluvias y el deshielo aumentaron el nivel embalsado, siendo necesaria la apertura del aliviadero principal para liberar caudal y descargar la enorme presión que soportaba el muro de la presa.

Los técnicos de la empresa que gestiona la instalación advirtieron una anomalía en el aliviadero principal cuando estaba funcionando a pleno rendimiento, desembalsando unos 2.800 metros cúbicos de agua por segundo. Después de cerrar las compuertas de desagüe pudieron comprobar que el terreno donde se asienta la canalización había cedido. La fuerza ejercida por el agua drenada había erosionado, agrietado y horadado el hormigón formando un cráter de dimensiones considerables.

El agua desbordando el aliviadero auxiliar o de emergencia.


Entonces, se intentó liberar agua por las conducciones que se dirigen a las turbinas de generación de electricidad, pero resultaban claramente insuficientes. Por primera vez en los casi 50 años de vida de la represa, el agua desbordaba el aliviadero secundario o de emergencia. El caudal rebosante, al carecer de canalización, se desplomaba en caída libre sobre la pendiente, arrastrando tierras y rocas y amenazando con minar la solidez del muro de contención del embalse.

Grandes sacos rellenos de piedras se utilizaron para consolidar las estructuras dañadas.


Perdida la iniciativa y a la desesperada, se utilizaron todos los medios disponibles para tratar de consolidar las estructuras más debilitadas, utilizando helicópteros para transportar grandes sacos cargados de rocas.

Pese a los desperfectos, el aliviadero principal volvía a ponerse en funcionamiento, para mitigar el caudal del embalse y dejar espacio para el agua que seguía llegando por la persistencia de las lluvias.

En esta coyuntura, las autoridades decidieron ordenar la evacuación forzosa de todos los núcleos urbanos situados aguas abajo de la presa, habilitando refugios de emergencia en colegios o instalaciones deportivas para la población, que no había tenido tiempo de recoger las mínimas pertenencias por la urgencia del traslado.

Afortunadamente, los trabajos coordinados de todos los operativos, humanos y técnicos, devolvieron la normalidad, de forma gradual, a una situación crítica que estuvo cerca de originar una verdadera catástrofe.

Daños provocados por la crecida descontrolada  del aliviadero auxiliar
Ampliar
Daños provocados por la crecida descontrolada del aliviadero auxiliar
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (13)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.