www.survivaldigital.com

La ola mortal de la presa italiana de Vajont dejó 1.917 fallecidos

La ola mortal de la presa italiana de Vajont dejó 1.917 fallecidos
Ampliar

Un gigantesco deslizamiento de tierra procedente de la ladera del monte Toc provocó el desplazamiento del agua embalsada, alcanzando una altura de 140 metros, sobrepasando la coronación de la presa y arrasando los pueblos del valle.

Grieta de 2 km de longitud descubierta en 1960 en la ladera del monte Toc
Ampliar
Grieta de 2 km de longitud descubierta en 1960 en la ladera del monte Toc

11/JUN/2016

La escasez de materias primas, especialmente de carbón, llevó a las autoridades italianas de los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial a otorgar una nueva concesión para relanzar una idea que llevaba en fase de estudio desde 1926.

La presa de Vajont fue levantada aprovechando un angosto desfiladero natural sobre la cuenca del río Piave. Formaba parte de un proyecto de almacenamiento de agua, que comunicaba mediante un sistema de canalizaciones y conducciones hidráulicas una serie de represas y lagos de los valles colindantes. El próposito era la producción de energía eléctrica para el abastecimiento de la región del Véneto, que se encontraba inmersa en un proceso acelerado de industrialización. La capacidad instalada prevista era de 220 MW de potencia, que la convertiría en la mayor de Europa.

Las labores de construcción de la presa de bóveda más alta de su tiempo, con una altura de 262 metros se iniciaron en 1957 y finalizaron en 1961. Desde el comienzo de los trabajos se pudo comprobar la inconsistencia de terreno, registrándose pequeños desmoronamientos que se agravaron con las tareas de llenado de la presa.

En noviembre de 1960, el mayor deslizamiento observado hasta la fecha desprendía 700.000 metros cúbicos de tierras al vaso de la presa. Después de reducir de forma transitoria la cota de agua, se reanudaron las operaciones al determinarse que los nuevos materiales, asentados sobre el lecho del embalse, ayudarían a estabilizar la ladera de monte Toc. En cambio, otros expertos consultados por la empresa propietaria, en base a modelos hidrodinámicos, manifestaron la posibilidad de un corrimiento masivo. Aunque los cálculos se aproximaron a la masa finalmente desplazada, subestimaron la velocidad del deslizamiento.


Análisis posteriores del terreno demostraron que el suelo de la ladera del monte Toc estaba formado por restos de un deslizamiento arcaico, que descansaba sobre un lecho de arcillas de escasa consistencia, transformado prácticamente en un lubricante por el debilitamiento ocasionado por las lluvias y las consecuencias de los llenados y vaciados de la presa, ofreciendo un plano de deslizamiento óptimo sobre el que finalmente resbaló la ladera.


En septiembre de 1963 se da por concluido el llenado del embalse cuando se encuentra cerca del máximo, y se constata la fiabilidad de la estructura de la presa. Sin embargo, a partir de entonces se hace más evidente el grado de desplazamiento del terreno. La situación empieza a considerarse alarmante y se abre paso el convencimiento de entrar en un proceso irreversible.

Comienza el vaciado acelerado de la presa hasta una cota de seguridad predetermianda, pero las lluvias torrenciales que afectan a la región entorpecen la tarea, llegando a aportar, en ocasiones, el mismo caudal que se logra desembalsar. Mientras, se acelera el movimiento de la ladera, desde unos pocos centímetros a mediados de septiembre, a 50 centímetros diarios a comienzos de octubre.

La masa procedente del deslizamiento ocupa gran parte del vaso del embalse.

El día 9 de octubre 1963, pasadas las 10 de la noche, un fuerte estallido quiebra la resistencia de la montaña y precede al deslizamiento de unos 260 millones de metros cúbicos de tierra, roca y vegetación. La sacudida es registrada por los sismógrafos de toda Europa.

El desprendimiento se precipita a la sorprendente velocidad de 30 metros por segundo, debido a la elevada inclinación de la ladera del monte Toc y favorecido por una capa arcillosa soterrada que se había vuelto inestable por la humedad resultante de las fuertes precipitaciones registradas en los meses anteriores.

El tremendo impacto sobre la lámina del embalse, que contiene alrededor de 115 millones de metros cúbicos de agua, genera una onda de crecida gigantesca, que además de desplazarse en el sentido natural del curso fluvial, ocasionando los mayores estragos, se dirige en la dirección contraria, remontando aguas arriba, arrollando los pueblos situados en las márgenes del pantano y causando la muerte de 150 personas.

La localidad de Longarone, ubicada al pie de la presa de Vajont es la población más afectada. La fortísima onda expansiva que precede a la riada, semejante a la explosión de miles de toneladas de explosivos, derriba a las personas que se encuentran en la calle y arranca puertas, ventanas y tejados de las viviendas. Acto seguido, cerca de una tercera parte del agua contenida en el embalse desborda la coronación de la presa y se desploma sobre el fondo del valle. El aluvión mortal, con una altura de unos 70 metros y una energía colosal alcanza el pueblo volatilizando literalmente las casas. Fallecen 1.450 de sus habitantes y decenas más lo harán en las diferentes poblaciones ribereñas asoladas por la avenida.

La estructura de la presa no se vio afectada, excepto unos pequeños desperfectos en su coronación. En cambio, murieron los 62 operarios que había en esos momentos en la instalación. La planta eléctrica nunca llegó a entrar en producción.
Ampliar
La estructura de la presa no se vio afectada, excepto unos pequeños desperfectos en su coronación. En cambio, murieron los 62 operarios que había en esos momentos en la instalación. La planta eléctrica nunca llegó a entrar en producción.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (50)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.