www.survivaldigital.com

La Marina de EEUU y su arma revolucionaria: el cañón de riel electromagnético

Cañón de riel electromagnético desarrollado por la empresa británica BAE Systems, en colaboración con la Marina de EE. UU.
Ampliar
Cañón de riel electromagnético desarrollado por la empresa británica BAE Systems, en colaboración con la Marina de EE. UU.

El nuevo cañón es capaz de disparar proyectiles a velocidades cercanas a match 7 -siete veces la velocidad del sonido- a distancias superiores a 100 millas náuticas sin necesidad de contar con explosivos.

Portaaviones clase Nimitz
Ampliar
Portaaviones clase Nimitz

15/ABR/2016

A lo largo de 2016 está previsto que la Marina de Estados Unidos realice las pruebas de mar definitivas en un buque de guerra, antes de comenzar su instalación en las unidades de superficie de la armada.

El cañón de riel electromagnético utiliza un sistema de potentes electroimanes acoplado a lo largo de dos rieles que discurren por el ánima del cañón y que actúan a modo de conductores paralelos, siendo el propio proyectil el encargado de cerrar el circuito.

Para su funcionamiento se requiere hacer circular una enorme cantidad de corriente eléctrica por los rieles o conductores, que interaccionan con los electroimanes creando un campo magnético que dirige y acelera a la velocidad hipersónica el proyectil metálico, que va encerrado en una carcasa que se desprende a la salida de la boca del cañón.

La inmensa energía cinética que se genera en este proceso se transfiere por el proyectil al objetivo del ataque, ocasionando unos daños similares o superiores al de los proyectiles tradicionales con propulsores químicos.

A semejante velocidad, la artillería naval podría alcanzar un blanco situado a 75 kilómetros de distancia en aproximadamente 30 segundos. En tan corto espacio de tiempo sería muy difícil de detectar e interceptar el proyectil, y menos aún realizar una maniobra de evasión.

Teniendo en cuenta que los buques de guerra actuales son menos resistentes que sus antecesores de la Segunda Guerra Mundial, aunque el impacto de un solo proyectil no tuviese capacidad de hundir un navío enemigo, podría conseguir la llamada mission kill -muerte operativa- y forzar su retirada del escenario bélico.

Otra de las ventajas que ofrece el nuevo sistema de armamento es su precio. Se estima que el importe de un proyectil de 10 kg. de peso sería de unos 25.000 dólares, sensiblemente inferior al coste de un misil convencional, que oscila entre 500.000 y 3 millones de dólares.

Además, al no necesitar carga explosiva, su almacenaje y manipulación es más segura, ocupando menos espacio y, por consiguiente, aumentando el número de munición con posibilidad de ser alojada en la santabárbara del buque.

Sin embargo, cuenta con un grave inconveniente. La alta generación eléctrica que necesita para operar limita de forma drástica las unidades de la marina que tienen capacidad para integrar el nuevo cañón de riel.

En este sentido, parece que únicamente los destructores clase Zumwalt y los portaaviones clase Gerald R. Ford están en condiciones de operar esta tecnología.

Destructor clase Zumwalt

Tiene unas dimensiones de 185 metros de eslora por 24 metros de manga y un calado de 8,5 metros. Es capaz de impulsar sus 12.000 toneladas de desplazamiento a una velocidad máxima de 30 nudos (56 kilómetros por hora).

Posee un casco diseñado para reducir la firma de radar, lo que le confiere una elevada capacidad furtiva. Gran parte de las operaciones están automatizadas, repercutiendo en una dotación reducida y un menor coste de sostenimiento.

La clase Zumwalt está proyectado para generar 78,4 MW de potencia. Concebidos para proporcionar superioridad de fuego naval en apoyo a fuerzas en tierra firme alejadas de la costa, y garantizar la protección en misiones antibuque y antiaéreas, así como defensa de punto antimisil de crucero o balístico.

No obstante, de los 32 buques proyectados 29 han sido cancelados, por lo que únicamente tres están presupuestados: dos en diversas fases de construcción y uno que ya ha sido entregado. El motivo hay que atribuirlo a su elevado coste, unos 3.300 millones de dólares por unidad.


Portaviones de propulsión nuclear clase Gerald R. Ford

El USS Gerald R. Ford marca un importante hito en el desarrollo de la nueva generación de portaaviones, dando nombre a su clase y siendo el primero de una serie inicial de tres naves. Se estima que en las próximas décadas deberán reemplazar a los 10 portaaviones de la clase Nimitz puestos en servicio entre 1975 y 2009, cuando estos vayan llegando al final de su ciclo de vida.

Asignado a la Marina de EE.UU. en 2016, acumula importantes retrasos y sobrecostes derivados de su vanguardista concepción. Las pruebas para la certificación de los novedosos sistemas se están demorando y el barco no alcanza las capacidades previstas. Se estima que no estará plenamente operativo hasta 2021.

Para entonces será capaz de desplazar sus 100.000 toneladas a plena carga a una velocidad superior a 30 nudos (unos 56 Km/h). En sus diferentes configuraciones podrá disponer de 75 a 90 aeronaves entre aviones tripulados, drones y helicópteros, y realizar hasta un 25% más de operaciones de vuelo que su antecesor.

Propulsado por dos reactores nucleares que ofrecen un 30% más de potencia y proporcionan una autonomía de 25 años, estimándose su periodo de vida en 50 años.

Gracias al alto grado de automatización y los diseños avanzados que introduce, disminuye el personal embarcado en unos 700 marinos entre tripulación y el ala aérea.

Incluye tres grandes mecanismos tecnológicos de última generación: el radar de banda dual (DBR: Dual Band Radar AN/SPY-3), el sistema de aterrizaje de cables de frenado eléctrico AAG y la catapulta electromagnética. Además, tiene una reserva de espacio para el nuevo cañón de luz de láser que aún se encuentra en fase de desarrollo y prueba.

El USS Gerald R. Ford cuenta con cuatro catapultas que utilizan la tecnología del cañón de riel electromagnético, conocidas en inglés como Electromagnetic Aircraft Launch System (EMALS), que sustituyen a las tradicionales de vapor, que requieren almacenar y calentar gran cantidad de agua.

Dimensiones:

Eslora: 333 metros máxima, de ellos 317 metros en línea de flotación.

Manga: 77 metros máxima, 41 de ellos en línea de flotación.

Calado: 12,5 metros.


  • Por desplazamiento se entiende el peso del agua que desalojada un buque, medido en toneladas y basado según el Principio de Arquímedes.
  • (1 milla naútica = 1.852 metros).

USS Gerald R. Ford. Botado el 9 de noviembre de 2013. Cada una de estas naves tiene un valor aproximado de 13 000 millones de dólares.
Ampliar
USS Gerald R. Ford. Botado el 9 de noviembre de 2013. Cada una de estas naves tiene un valor aproximado de 13 000 millones de dólares.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (33)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.